Posts in Category: periodistas jovenes

Poco futuro para los jóvenes periodistas en España

La falta de oportunidades para los periodistas jóvenes de España es manifiesta. El mercado laboral ya no tiene las constantes vitales con la salud suficiente para acoger a los nuevos profesionales de la información, que se ven resignados a reciclarse o a buscar alternativas para poder vivir.

beca periodismoEl exilio, proceso vital al que buena parte de la juventud española parece estar abonada, tal vez no sea una buena solución para los licenciados y graduados en Periodismo que desean trabajar de lo que han estudiado. La realidad es que la materia prima con la que trabaja un periodista es el lenguaje, su lengua, es decir, la española; por ello, salvo exilio a Latinoamérica, un periodista español lo tendrá imposible para ejercer en países de Europa con otro idioma oficial. Y es que cualquier joven sin formación de ese país al que se emigra dominará mejor el idioma y podrá escribir e informar con más precisión que el español que allí emigra y así tenemos Alemania llena de periodistas que se dedican a servir ‘McMenús’ cuando a lo mejor podían estar más tranquilos trabajando como si de un cerrajero de ferrol se tratara, pero claro, que tipo de futuro le verían sus familiares y los amigos de estos si su pequeño periodista se dedica a abrir puertas de casas a gente que llega borracha por las noches, es un caso hipotético, pero lo cierto es que los que tienen dos dedos de frente les daría lo mismo trabajar de camarero en Elche, de cerrajero Alicante o de adiestrador de ardillas en el Retiro si con eso pueden ganarse la vida.

La crisis de los medios de comunicación, que venía gestando desde principios de milenio, tuvo su estallido con la crisis y con la implantación absoluta de Internet y de las nuevas tecnologías. En la primera década de este siglo, los gabinetes de comunicación sirvieron de refugio a muchos periodistas profesionales que no tenían ya hueco en los medios de información tradicionales.

En lo que a la prensa escrita se refiere, un importantísimo porcentaje de los redactores que trabajan en ella dejará de hacer en la siguiente década, ya que el papel y la venta de periódico en el quiosco están inevitablemente amenazados de extinción. Muchos medios escritos irán desapareciendo; existe la opción de reinventarse y de pasar a formato digital, pero este nuevo escenario es menos jugoso y con menos opciones de trabajo.

El consumo voraz de Internet en nuestros días ha apartado a muchos potenciales consumidores de prensa, radio y televisión, ámbitos periodísticos que han visto resentidas sus entrañas de poder y de creación de empleo de mejores tiempos pasados.

Periodismo y su impacto en la sociedad

Para los alumnos que están incursionando en la carrera de la comunicación social se imparte una clase que para muchos no suele denotar mucha importancia dentro de las paredes de la facultad, sin embargo, la mayoría de esos escépticos se dan cuenta de la realidad de las cosas cuando salen al campo de trabajo y necesitan de la aplicación de la ética, de la que tanto hablaban los profesores de la cátedra, considerando que el periodismo es una carrera que requiere de una ética impecable. No obstante, es del deber de las nuevas mentes abrirse paso, con una ideología totalmente distinta a la de las masas y causar un impacto social alto, donde la  ética siempre este por encima de todo. De esto saben los dueños del negocio, quienes han sido catalogados por la comunidad de sus clientes como los más honestos y éticos en la aplicación de sus servicios.

El impacto producido por el periodismo en la escala social es de tal magnitud, que se podría decir que existen dos tipos de mundo: aquel al cual los escépticos llaman el mundo real, que no es más que aquel donde sucede lo cotidiano, donde puedes ser testigo diariamente de las cosas que pasan frente a tus propios ojos, donde la crueldad humana se ve manifestada en todo su apogeo, pero que también es factible encontrar cosas extraordinarias en ese mismo mundo. Por otra parte, está el mundo que, según las grandes organizaciones no gubernamentales o los detractores de los grandes medios, está aquel mundo mostrado por los medios de comunicación, el cual, partiendo desde una perspectiva ética, se podría determinar como aquel mediante el cual el mundo puede ser partícipe de los diversos acontecimientos que ocurren en todos sus alrededores. Algo de lo que no están muy seguros los empleados, quienes en una entrevista manifestaron que los medios de comunicación jamás nos mostrarán toda la verdad acerca de lo que acontece en el mundo.

Es por tal motivo que el periodismo juega un papel fundamental en la vida del hombre, ya que es capaz de ofrecernos o mostrarnos el panorama  mundial, por todos los medios posibles: impresos, digitales, audiovisuales, pero que de igual forma tienen su punto de riesgo, pues según grandes estudios mundiales, los medios de comunicación tienen una alta capacidad para moldear la mente y el comportamiento de las personas o de una sociedad en particular, es por ello que su impacto es tan notorio, desatascos Valencia se ha aprovechado de esto, ya que ganaron clientes por haber aparecido en una emisión meridiana del noticiero televisivo.

El oscuro futuro de la profesión

Estudiar el Grado de Periodismo -hasta hace unos años, licenciatura- se ha convertido en una apuesta segura a disponer de pocas oportunidades una vez finalizados los cuatro cursos de estudios -hasta hace poco, cinco cursos-. Todas las coordenadas parecen haberse alineado para que un periodista en España esté abonado a la falta de posibilidades en el mercado laboral en estos días.

fcom sevillaEl primer aldabonazo quizá vino con la llegada violenta de la crisis económica y financiera que España sigue padeciendo; el cierre de medios de comunicación, sobre todo, empresas pequeñas y medianas, significa una ola masiva de despidos de profesionales de la comunicación. Pagar por comprar un periódico pasó, por ejemplo, a ser una especie de privilegio para muchos antiguos compradores que ahora veían cómo tenían que gastar ese dinero diario en comprar pan u otros alimentos de primera necesidad.

Exceptuando los grandes medios de comunicación de masas, publicitarse en una radio o en una televisión por parte de una empresa pasaba a ser un gasto que no podía permitirse. Y la pescadilla se mordía la cola; al haber menos dinero en circulación en este sector, los despidos de trabajadores seguían proliferando y los medios cerraban.

Y cada vez más profesionales de la información estaban en desempleo, originándose un embudo de periodistas alimentado por las generaciones de estudiantes que salían de las facultades de ciencias de la comunicación. Menos puestos, más opositores al puesto. Y para colmo, las nuevas tecnologías propiciaron un cambio radical en la forma del ciudadano de consumir información o entretenimiento de los medios. Internet y las Redes Sociales acabaron por zarandear los hábitos informativos de la sociedad.

En este escenario, los jóvenes que obtienen hoy día el Grado de Periodismo lo tienen francamente complicado para subsistir en el mercado, salvo huida hacia nuevos trabajos de comunicación en redes sociales, en posicionamiento web o en documentación; salvo contacto o enchufe en una empresa de comunicación, ya sea en un gabinete de comunicación o en un medio informativo; salvo carambola en la que méritos y suerte se alíen; o, también hay decirlo, salvo algo parecido al milagro.