Periodismo freelance: satisfactorio, pero muy complicado

Hace unas décadas era algo casi anecdótico, pero hoy en día son muchos los periodistas que por vocación u obligados por las circunstancias se dedican al periodismo de manera independiente. Eso de estar en nómina de un medio de comunicación o en un gabinete de prensa está empezando casi a quedar en el olvido por la continua reestructuración de plantillas y externalización de servicios.

De esta manera, la única opción para muchos, de los que empiezan y de los que se han visto sin trabajo después de años de contratos, es hacerlo por cuenta propia. Y es posible, pero es muy difícil comenzar y hacerse un hueco lo suficientemente amplio como para poder vivir de ello, porque si hay algo que resulta innegable es que el trabajo de freelance no siempre está ni bien considerado ni bien remunerado.

El primer paso es conseguir clientes. Redes sociales, webs de trabajo freelance, blog propio para darse a conocer, networking… quizá cueste, pero una vez que se ha arrancado los trabajos irán llegando. Hay que tener paciencia y no desesperar y, aunque al principio se pueda hacer de todo, conviene ir siendo cada vez un poco más exigente. Abarcar todo no es buena idea si con ello se pierde calidad y la especialización es una buena salida. Con tiempo y esfuerzo se puede crear una “imagen de marca” personal. Un cierto prestigio posibilitará la capacidad de ser más selectivo con los trabajos.

Y hay un segundo aspecto esencial. Ser freelance no significa pasar la vida trabajando sin ningún control ni horario. Aunque se trabaje desde casa hay que imponerse unos horarios e intentar respetarlos. Permitir interrupciones, no centrarse o trabajar cada día desde un sitio o en un horario diferente puede acabar ralentizando el trabajo por falta de concentración. Hay que actuar de jefe sobre uno mismo, a veces incluso de jefe tirano.

El periodismo freelance hay que tomarlo como lo que es: un trabajo serio, que requiere esfuerzos y del que se aspira a vivir dignamente. ¿Se puede conseguir? Sí, pero no es fácil, aunque sí altamente gratificante.

Comments are Disabled